miércoles, 21 de enero de 2009

EL TENIS Y LA ILUSIÓN

Tengo que jugar el partido de tenis de los martes como sea. Es mi ilusión de cada martes. Una vez, en medio de mi recuperación de las rodillas, en una de las charlas con Leo, me explicó esa particular teoría de la ilusión. Yo creo que no es un término científico, pero se me quedó muy grabado. Me convenció de que cada día, cuando me levantara de la cama, el primer pensamiento obligatoriamente debía de ser sobre algo que me ilusionara. Le había contado que durante todos los años en los que me dolieron las rodillas, cada mañana lo primero que hacía era pensar en ellas, sentirlas, tratar de averiguar si ese día concreto me iban a dejar un poco en paz los dolores. Por lo visto, cuando actúas así, el resto del día está muy mediatizado por ese pensamiento. Durante años me levantaba con dolor, y todo alrededor era dolor. No siempre la gente lo notaba, por supuesto, y no todos los días sucedía, pero sí que me ocurría en una gran mayoría de ellos. Ahora, por ejemplo, los martes casi siempre me levanto pensando en el tenis, y en el partido que voy a jugar. Ah, una cosa importante, la teoría de la ilusión funciona cuando lo que creas por la mañana, ese primer pensamiento de algo que quieres hacer, o sobre alguien a quien apetece ver, o lo que sea, eres capaz de cumplirlo. Por eso, cada martes, muevo lo que haya que mover, negocio con quien haya que negociar, para cambiar la comida por ese partido de tenis. Por cierto, debo confesar que casi todos los días pierdo. Me fastidia, desde luego que me fastidia, aunque luego llego a casa y me encuentro estupendamente. ¿Cuál es tu ilusión?

1 comentario:

  1. "la teoría de la ilusión funciona cuando ... eres capaz de cumplirlo. Por eso, cada martes, muevo lo que haya que mover, negocio con quien haya que negociar, para cambiar la comida por ese partido de tenis"; de lo que se desprende que no sólo de ilusión vive el hombre. un abrazo enorme, hermanito.

    ResponderEliminar