domingo, 11 de enero de 2009

FIGURAS EN YOUTUBE

Hace un par de días me dieron un soplo: “entra en Youtube, escribe Serge Ibaka, y verás a un ‘figura’ que dicen que acabará en la NBA”. Y allí que me fui, sin pagar entrada. Y la cosa merece la pena. Son cinco minutos de un hombre jugando con niños. Tapones, mates, rebotes, tiros de corta, media, larga distancia, segundos y hasta terceros intentos tras fallo (tal vez mejorable su mano cerca del aro), y salidas botando por el pasillo que en el baloncesto del siglo XX solían ocupar casi en exclusiva los aleros que se ganaban parte del jornal como palomeros. Y todo ello desde aproximadamente dos metros siete centímetros, 18 años, y cuerpo de súper atleta, claro. Una delicia de video, al alcance de cualquiera, y que pienso recomendar, entre otros, a un amigo de mi hermano que mantiene la teoría de que Youtube es el mejor invento de los últimos cien años, después de la penicilina.
Pero como solía decir un sabio directivo de Estudiantes, cuando creía que asuntos secundarios de marketing estaban tomando demasiado protagonismo en su club de toda la vida: “habrá que poner una canastita por algún lado para que se sepa que esto es baloncesto”. Quiere uno decir que, a veces, estas delicias virtuales empaquetadas con buena música, suponen la tentación ideal para iniciar el análisis de un privilegiado jugador por el tejado de sus mates, tapones, etc… y para olvidarnos con ello de que, principalmente, la casa de un futuro gran profesional del baloncesto ha de construirse con materiales que un vídeo de 5 minutos jamás podrá enseñarnos.
O sí, pero entonces tendrá que ser uno de otro ‘figura’, quizá el mejor de siempre, y que en vez de jugar esta vez habla. En una entrevista para la TNT concedida por Jordan con motivo de su retirada, le dice a John Thompson (ex entrenador de Georgetown y casual entrevistador) algo parecido a lo siguiente: “cuando llegué a la NBA me sentía el último de la fila: mis condiciones técnicas y físicas estaban a la altura, pero simplemente no tenía ni idea de lo que significaba ser un jugador profesional”.
Lo cual que el proyecto de figura, en mi humilde opinión, y con Jordan ayudándome, podrá pasar siempre por un joven con condiciones técnicas y físicas por encima de la media, pero sobre todo tendrá que pasar por un joven con capacidad de sacrificio creciente, con ilimitadas ganas de aprender, con dosis por un tubo de humildad y ambición mezcladas en su justa proporción, y con un sentido del juego colectivo acorde como mínimo a los tiempos que corran cuando llegue el turno de cobrar por jugar. Resumiendo; que si conseguimos juntar el vídeo de Ibaka con las declaraciones de Jordan, el descubrimiento de la penicilina puede pasar perfectamente a un discreto segundo plano en cuanto a inventos se refiere. Hablaré con el amigo de mi hermano, a ver si está de acuerdo.

-diario Público, novimebre 2007-

No hay comentarios:

Publicar un comentario